LO MEJOR DE LA SEMANA

domingo, 25 de septiembre de 2011

Pasión Montoreña: Martes Santo

Hoy 25 de Septiembre cumplimos 2 meses en la Red, por este motivo no hemos querido olvidar una de las secciones más visitadas por nuestros lectores como es Pasión Montoreña. Esta vez el artículo tratará acerca del Martes Santo Montoreño y sin duda una vez más os sorprenderá. Y desde este momento comienza Pasión Montoreña: Martes Santo.
Mañana de Martes Santo montoreño, diferente a cualquier otra, en la Plaza del Charco de nuestro Pueblo se respira un ambiente distinto. El azahar ya florece en nuestra plaza embriagando a todo aquel que pasa y fundiéndose con la molinaza de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. ¿Pero que es distinto en esta mañana? Para descubrirlo entramos a la Parroquia y observamos un vació general, nada más entrar ya no vemos al Cristo de la Humildad en su altar. Pero rápidamente alzamos nuestra mirada y lo observamos en lo alto de su imponente paso, su rostro es distinto al de cualquier día del año. Su madre no quiere dejar solo a su hijo en ningún momento, por este motivo ella se encuentra a escasos metros contemplando el sufrimiento que se le avecina a su hijo. Pero hasta llegar a esta mañana de Martes Santo han pasado bastantes cosas anteriormente, recordamos días de ensayo de costaleros, agarrados a una trabajadera aguantando el peso sin ningún sufrimiento. Este esfuerzo no cuesta nada, el costalero del Martes Santo montoreño lo hace por y para el que importa, Jesucristo. Pero no solo dejamos atrás noches y tardes de ensayo, han quedado ratos de taberna cofrade donde todos impacientes esperamos la llegada de algo importante como es la Pasión Montoreña. Pero,¿Acaba aquí el trabajo para que un solo día salga bien? La respuesta es clara, NO, hasta la noche anterior a esta mañana de Martes Santo tus hermanos Señor de la Humildad y Madre de Consolación y Esperanza, te rodean  con la mas bella flor para que cuando veas a tu querido pueblo, lo hagas de la manera más bella posible para que vean a una madre siempre Reina.
Son las siete y media de la tarde en la Plaza del Charco y me rodean sensaciones que solo veo una vez al año, observo ya las primeras túnicas burdeos con sus bellas capas blancas que llegan a la Misa de Hermandad. Veo los primeros costaleros que también llegan con su costal bajo el brazo para encontrarse durante la Eucaristía con el verdadero Jesucristo, este debe de ser el verdadero significado de la palabra HERMANDAD, juntos todos compartimos el mismo pan rememorando el misterio de la Sagrada Cena. La afluencia de gente en la Parroquia va creciendo según las manecillas de nuestro reloj van girando. Sin darnos cuenta son ya las nueva y cuarto y el momento ya ha llegado. Esta es la esperada hora, durante días y dias, pasando por las cuatro estaciones hemos ansiado este momento y ahora ha llegado, se debe cumplir la voluntad del padre y el Cristo de la Humildad debe ser presentado ante el pueblo.
El incienso inunda más que nunca este templo y suena el primer golpe de llamador.La Cruz de Guía ya se encuentra perfumada de azahar y los primeros nazarenos ya se unen al gentío montoreño.La Iglesia de Nuestra Señora del Carmen es diferente esta noche, ya no se encuentran en ella ni la Virgen de la Soledad ni el Santo Entierro ni el Santísimo Cristo de las Penas. Nuestro Señor Humilde se encuentra ya justamente enfrente de su Madre, pero no puede hacer nada y debe salir a la calle. El Santísimo Cristo de la Humildad se encuentra ya en la calle un mar de aplausos montoreños inundan la Plaza del Charco. Pero estos aplausos no son iguales que los del Domingo de Ramos, tu rostro es distinto. La alegría y algarabía de tu Entrada Triunfal se enfrenta directamente con tu rostro, en el que se observa ya la lenta agonía y el martirio que te esperan. Tras de ti, aparecen los nazarenos de tu Madre de Consolación y Esperanza, esa misma madre que a lo pies del madero se encontrará días después. Esa misma madre que nos entregarás en la Cruz y que desde ese momento se convertirá en intercesora nuestra. De nuevo escuchamos un llamador, un llamador a la esperanza, esa misma esperanza que la Madre Humilde repartirá por el Pueblo de Montoro a partir de ese momento. Madre de Consolación Esperanza te encuentra ya muy cerca de la Reina del Carmelo montoreño, en  ella te vez reflejada. El hijo al que sostenías hace algunos meses entre tus manos carmelitas ahora se encuentra apresado y ante el pueblo montoreño.
Pero no te puedes detenerte más ante la carmelita montoreña y suena ya el Himno Nacional que emana de los instrumentos de la Asociación Músico Cultural Juan Mohedo. Sin perder un solo minuto enfilas tu paso hacia la Corredera donde se encuentra tu hijo. Pero mi mirada se detiene un momento en la fachada de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. Desde la Plaza del Charco observo un espectador privilegiado, es la escultura de San Juan de la Cruz, que ya ha observado a su querido Cristo de la Humildad y que ahora ve a su Madre de Consolación y Esperanza. Él no puede seguirlos ya que debe quedarse guardando el Convento Carmelita y estar en estos momentos lo mas cerca posible de la Reina del Monte Montoreño. Tu Hijo ya se encuentra en la Corredera, bajo él se encuentran sus hermanos costaleros que con su costal poco a poco van conduciéndote hacia la Plaza de España. El Martes Santo Montoreño derrama sus gotas de cera montoreñas, el color tiniebla acompaña al Cristo de la Humildad. En cambio el cirio Blanco derrama lagrimas puras, ese blanco que representa la pureza de la Reina Montoreña y esa cera que son las lágrimas que aún le quedan por sufrir a la Madre del Consuelo y de la Esperanza.
Entran en la Plaza Montoreña las primeras filas de nazarenos, todos impaciente esperan al Rey Humilde, al fin el dorado de tu paso deslumbra en la noche montoreña. Plaza de España, un tramo difícil para el portador o costalero montoreño pero con gran maestría los costaleros del Señor Humilde te conducen hasta la Parroquia de San Bartolomé. La Torre de San Bartolomé, actúa de vigia execional en la noche de Martes Santo, observa a lo lejos aún por la Calle Corredera a tu Madre de Consolación y Esperanza y a ti Señor de la Humildad que ya te encuentras caminando hacia el Arco de Jesús. Este arco montoreño que siempre quiere proteger al Cristo Montoreño, te protege a ti Señor Humilde, protege al Rey Montoreño cuando más lo necesita, cuando va camino del Calvario y necesita la ayuda de un cirineo y como no, Señor del Santo Sepulcro, a ti también te guarda durante algunos segundos actuando de sepulcro incorrupto donde reposa el cadáver del Mesías. Pero,¿A que huele el Martes Santo en la Plaza de España? Huele como no, a azahar montoreño, se perciben olores de incienso un incienso que nos traslada a épocas pasadas de Misa de Domingo y de Triduos y Quinarios, la Plaza de España en Martes Santo huele a cirio quemado. Pero,¿A que suena la Plaza de España en un Martes Santo? El Martes Santo en Montoro suena a paso firme de costalero montoreño, suena a bullicio ante la presentación de Poncio a Jesucristo. El Martes Santo suena como no, a la Agrupación Musical Jesús Caído con sus marchas Traición de Judas y Costalero por la Plaza de España y a la Banda de Música Juan Mohedo con marchas como Amargura o Pasan los Campanilleros. Pero debe centrarme en lo que veo un Martes Santo Montoreño y tengo ya ante mis ojos a la Madre del Consuelo, ya se encuentra a los pies de la Torre de San Bartolomé.
Todo tu pueblo te espera Madre de Consolación y Esperanza que llevas con nosotros casi veinte años. Martes Santo Montoreño, sinónimo de juventud. Hermandad que fundada por jóvenes montoreños nos acompaña cada noche de Martes Santo. El pueblo de Montoro le agradece el haber llenado el vacío de este día y a partir de aquel año 1992 cada noche de martes humilde podamos ver al Señor de los ojos verdes salir de su pueblo. La Reina del Martes Santo debe de seguir repartiendo consuelo a todo aquél que lo necesite, por este motivo se dirige ahora a las calles con menos afluencia. La Jerusalem montoreña esta llena de contrastes alegría de Domingo de Ramos que se opone a la tristeza de un Martes Santo, gentío de la Plaza de España que contrasta con el recogimiento de Castillito. El Señor Humilde se encuentra ya en la Plaza de Jesús Nazareno, todo el pueblo se agolpa en torno a la Plaza y en este momento Poncio pregunta que debe hacer con Jesucristo, él sabe que el Señor de la Humildad es inocente pero no puede parar a la multitud montoreña que pide su martirio, con este sufrimiento el Señor de los ojos verdes se entrega por nosotros, para salvar a cada uno de los que se encuentran allí presentes.El hijo de Dios ha sido vendido por treinta monedas, Judas que lo acompañó en la mañana del Domingo de Ramos no esta ahora junto a él. Se siente arrepentido por el sufrimiento que ha causado a su maestro y opta por la solución fácil y arrepentido de su traición morirá en esta particular Jerusalem montoreña. Tras la traición al Señor Humilde se dirige hacia Martires mientras se escucha la melodía de Pangue Lingua, Redención o la marcha Nuestro Padre Jesús de la Victoria.
Bajo tu paso Señor de la Humildad poco a poco se va notando el cansancio, pero una vez más los costaleros del Martes Santo montoreño sacan fuerzas de donde no existen para poder acabar el recorrido. Se van acercando a uno de los grandes lugares de la noche, es la Calle Mártires. Símbolo por antonomasia de esa noche con esencia propia. Recogimiento,esfuerzo, belleza y como Humildad y Esperanza se dan cita en este rincón. A l lejos vemos ya la Torre de San Bartolomé dibujándose una bella estampa, tu rostro de ojos verdes y ese vigía montoreño se funde para dar paso a momentos únicos de la noche humilde. El Señor de la Humildad debe seguir su camino y  a los sones de la Agrupación Musical Jesús Caído seguís tu caminar por tierras montoreñas.
Pero no solo puedo seguirte a ti Señor humilde yo también quiero estar junto tu madre y vuelvo junto a ella. La Plaza de Jesús acoge a esta Madre que ya empieza a imaginar la serie de calamidades y sufrimientos que ella pasará junto a su hijo. Los varales de tu hermoso palio suenan constantemente fundiéndose en armoniosa melodía con los sones de la Banda de Música montoreña que en una noche tan especial no podía dejarte solo y quiere acompañarte. La cera de tu candelería poco a poco va desapareciendo al igual que tu Esperanza por salvar a tu hijo. Esa llama del cirio también consume tu ilusión por tener a tu hijo sano y salvo cerca de ti. La melodía de este Martes Santo Montoreño debe de seguir expandiéndose por la Calles de nuestro pueblo para así llevar la humildad, la esperanza y el consuelo, tan necesitados en nuestro pueblo.
Pero no nos podemos perder uno de los momentos más importantes de la noche del Martes Humilde, el Señor de los ojos verdes se encuentra aún en lo más alto de la Calle Mártires y ya el ambiente es indescriptible. La estrechez de la calle condensa mucho más los aromas de la noche del martes santo y sin duda en este momento el Señor Humilde esta más cerca de su pueblo, con su mirada de resignación nos pide que seamos tan humildes como él. Esta humildad que al Señor del Martes Santo le sobra a todos nos falta. A todos los espectadores les sorprende la gran maestría con la cual los podadores de este misterio llevan al Rey del Martes Santo por la Calle Mártires. Tus candelabros arbóreos se intentan acercar a ti para poder iluminar un poco más la belleza de tu rostro, el cual es presenciado por Pilato durante tu presentación ante el pueblo. El capataz ordena con firmeza a los hermanos costaleros, capataz del Martes Santo tu eres el guía del Señor Humilde, gracias a ti cada noche mágica se convierte en un disfrute para todos en la que nunca falta humildad, esperanza y consuelo. Gracias a las indicaciones de este hermano capataz la caoba y el dorado de tu paso han llegado a Álvaro Perez donde ahora si esta junto nosotros, los faltos de humildad. y tras llegar a este lugar quedan en nuestro oído melodías como Cinco Llagas, Señor de San Roman, Virgen de la Hiniesta, Oración o De tus penas solares, melodías que escuchamos durante todo el año pero que junto a ti Señor Humilde suenan mejor.
Tras el Señor de la Humildad va su madre de Consolación y Esperanza que sigue sus pasos con la mayor rapidez posible para asi, poder verlo de nuevo. Paso a paso la voluntad del Padre se va cumpliendo y sin darnos cuenta nadie queda ya en la Plaza de España, la Plaza de Jesús ahora esta desierta y la Calle Mártires solo esta acompañada por el leve sonido de una melodía montoreña que irradia de los instrumentos de la Banda de Música de Montoro. Ahora el Consuelo de una madre se encuentra ahora realizando la revirá del Castillito. La candelería cada vez esta más consumida y el rostro de esta Madre Humilde cada vez refleja menos esperanza. El imponente trono de la Reina del Martes Santo se encuentra ya en Diego Medina y un gesto de una joven me sorprende, observo que con gran devoción palpa el manto de nuestra madre. Que gesto más bello y que grandeza se esconde en el. Este gesto me recuerdo a la cita bíblica de la hemorroísa, entra la multitud esta esta señora intentó solamente tocar las vestiduras de Jesucristo para poder curarse de su enfermedad. Ahora en esta noche humilde veo que una joven con toda su devoción se acerca al manto de esta madre humilde y pasa su mano por el bello manto que tras el transcurso de la noche se encuentra ya impregnado de cera, sera procedente de sus bellos candelabros. Cera que simboliza las lagrimas de una madre que observa de lejos a su hijo en una noche fría y oscura de Martes Santo Montoreño.
Las gotas de cera ya comienzan a llegar a la Torremocha, sin duda un tramo de total recogimiento donde solo están presentes tus elegidos. Los que tu realmente quieres que te acompañen durante esta noche montoreña, en este lugar no existe el bullicio de la Plaza de España, la expectación ante tu salida se evaporó con la misma rapidez que es esta noche de Martes Santo el incienso se eleva y llega a lo más alto del Balcón del Cielo Montoreño y de igual manera la pequeña llama de los cirios tiniebla va consumiendo la cera. Nazareno del Martes Santo ejemplo a seguir, silencio, rectitud y verdadera Estación de Penitencia. Ellos acompañan en esa noche humilde con su mejor gala, la túnica del Martes Santo, ellos acompañan con un comportamiento humilde, el que a diario le enseñas. Ese manera en la que el nazareno humilde, totalmente anónimo te acompaña bajo su capirote en cuerpo y alma. A él tampoco le afecta el cansancio de la noche o quizás el frío, esa noche solo le afecta tu sufrimiento y tu martirio por todos.Esta Hermandad se dirige ya hacia su particular Monte Carmelo Montoreño, debe reencontrarse con San Juan de la Cruz y como no, con la Reina Carmelita Montoreña. Así pues, a los sones de la Saeta interpretada a la perfección por la Agrupación Musical Jesús Caído enfila ya su recorrido hacia su casa, en la que nos espera todo el año.
La Madre del Consuelo Montoreño ya esta cada vez más cerca de su templo, cada vez se encuentra más sola y también mas lejos de su hijo. De repente entre el silencio y el recogimiento de esta noche humilde nace una Saeta hacia nuestra madre. En ese momento se produce la comunicación más hermosa este la reina humilde montoreña y una mujer ya mayor pero con su espíritu joven intenta comunicarse con ella pidiéndole más que nunca consuelo y esperanza ante sus dificultades y enfermedades. Esta es nuestra madre de Consolación y Esperanza la que actúa de intercesora entre el Señor de los ojos verdes y de este modo nos ayuda en nuestros momentos más difíciles  Escuchada ya la plegaría de esta bella mujer no puede detenerse ni un minuto más ya que su hijo de nuevo se encuentra en el bullicio y rodeado de azahares.
De nuevo bajo la atenta mirada de San Juan de la Cruz te encuentras en tu concurrida Plaza del Charco la molinaza de la Iglesia del Carmen intenta salvarte de tu martirio. Pero no, debe de hacerse la voluntad del padre y en ese preciso momento Poncio Pilato en esta Jerusalem montoreña te manda azotar, tras oír esta decisión el pueblo de Montoro se alegra y empieza a aplaudir. Tu resignado con tu mirada pides a tu padre que los perdone porque no saben lo que hace. Tu Señor Humilde das la vida incluso por aquellos que te condenan y Poncio junto a ti no hace nada por salvarte. Debes de encontrarte de nuevo con la Reina del Carmelo Montoreño que también entristece en esta noche de Martes Santo al conocer el sufrimiento que te espera. Tus costaleros se encuentran ya muy fatigados por el esfuerzo, en esta plaza del Charco que hoy noche de Humildad de encuentra a rebosar se encuentra en total silencio. Solo escuchamos los sones de la Agrupación Musical Jesús Caído que te acompaña con sus instrumentos de los que emanan dulces melodías como A ti Maestro o Reo de Muerte.
Te despides de este pueblo montoreño, que aunque te condena en alguna ocasión y no te ama lo suficiente, te necesita. De este modo cada noche de Martes Santo Montoreño, sinónimo de Humildad y elegancia, te reúnes en nuestra particular Jerusalem montoreña. Tu querida Agrupación Musical Jesús Caído no quiere abandonarte en tus momentos más difíciles y decide entrar contigo a tu casa. La voz del capataz y el sonido de un llamador humilde levanta la caoba y el dorado por última vez y se despide de San Juan de la Cruz hasta el próximo año. Ahora el Señor Humilde cuidará de la Madre del Carmelo Montoreño. El bello reencuetro entre el Señor humilde y la madre carmelita es amenizado con la marcha Pangue Lingua.
Tras haber despedido al Señor hasta el año próximo vemos que aparecen los primeros tramos de nazarenos con sus cirios blancos casi consumidos. A lo lejos escucho ese leve melodía que acompaña a la Madre del Consuelo y la Esperanaza, esa canción armónica que viene definida por el movimiento de su palio y sus candelería que fundidos con los sones musicales de la Banda de Música montoreña crean el Himno del Martes Humilde montoreño. Sin darme cuenta me encuentro ya justamente enfrete de la Reina de la Humildad, cara a cara puedo establecer un coloquio donde mis intenciones y suplicas son escuchadas por ella. Pero no puede esperar más y esta madre de esperanza quiere reencontrarse con su hijo tras esta larga noche de humildad. Por eso se despide por última vez hasta el próximo año del pueblo de Montoro y le pide mayor humildad, a cambio ella le ofrece su consuelo y esperanza. La Banda de Música comienza a entonar la Madrugá y la Madre del Martes Santo ya ve a su hijo más cerca, al fin a llegado el momento de reencontrarse tras una noche llena de experiencias. Suena por última vez un sonido incomfundile como es el llamdor lleno de esperanza y tras esto Madre e Hijo quedan unidos de nuevo, cuyo nexo de unión en ese momento es el retablo de Nuestra Señora del Carmen, la abigarrada decoración se estiliza para poder unir la HUMILDAD, LA ESPERANZA Y EL CONSUELO DE LA NOCHE DE MARTES SANTO MONTOREÑO.
Vídeo del Martes Santo Montoreño-Pasión por Montoro



Vídeo del Martes Santo Montoreño 2011

Palabras de un montoreño humilde, que nacen de un alma humilde y que pretende llevar la HUMILDAD a todos.



Y para ti,¿Que significa MARTES SANTO MONTOREÑO?

4 comentarios :

  1. para mi es una cosa grandisima cuando veo a mi señor de la humildad junto a su madre de consolacion y esperanza ya en la calle siento un pellizco en el alma que no puedo remediar y grito ¡¡viva mi cristo de la humildad.. viva la virgen santisima de consolacion y esperanza.. y que viva el martes santo montoreño..!!un gran articulo si señor

    ResponderEliminar
  2. Que decir del articulo, pues fantastico, recoge un Martes Santo lleno de devocion, sentimientos, sufrimiento de los hermanos costaleros y como no, una pizca de espectaculo. Para mi ser los pies del Señor esa noche lo es todo, un disfrute personal incalculable.
    Alfonso Raigada

    ResponderEliminar
  3. hola..para mí el martes santo es el día más importante de la semana santa...estar con mi cristo y con mi señora..haciendo el recorrido con ellos...siempre..hasta que las fuerzas me falten..pero pienso que para eso no faltan porque llgado el momento hay algo que te induce a estar ahí y por muy mal que te encuentres..todo en uno es felicidad..no hay males....

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

En el Blog Pasión por Montoro solo se aceptan comentarios en los que aparezca el nombre y apellidos. Cualquier comentario que se envie como anónimo no se publicará en ningún momento. Comentar con el nombre es muy fácil, pulsa sobre NOMBRE e indica tus datos personales. Así de fácil podremos tener una conversación fluida, con respeto y en beneficio de Montoro