LO MEJOR DE LA SEMANA

lunes, 17 de diciembre de 2012

El Marqués de la Fuensanta del Valle de Montoro y su domicilio en el Valle del Corcomé

El presente artículo ha sido redactado por Juan Córdoba García, este que muestro en fotos más o menos recientes es el estado en que se encuentra la casa que en la segunda mitad del siglo XIX construyó don Feliciano Ramírez de Arellano, Marqués de la Fuensanta del Valle en la llamada Huerta de la Fuensanta del Valle en Montoro, cerca de la ermita del mismo nombre. 
Antigua Virgen de la Fuensanta de Montoro
Fuente: Fototeca Pasión por Montoro
El Excelentísmio Señor don Feliciano Ramírez de Arellano Gutiérrrez de Salamanca Baena Pretel y Fernández de Córdoba, político, erudito, escritor, bibliófilo nació en Cádiz el día 9 de junio de 1826, segundo de cuatro hermanos. Su padre, don Antonio Ramírez de Arellano y Baena, natural de Lucena, Licenciado en Derecho, diputado por el partido liberal fue encausado en el periodo Absolutista del reinado de Fernando VII, preso y desterrado a la capital gaditana hasta 1833, como se decía en aquella época,el rey le "dio el paseíllo" como a tantos cientos de españoles. Fué alcalde de Aguilar de la Frontera, construyéndose en su mandato la plaza octogonal de San José, una de las más bellas de Andalucía, prolífico poeta y escritor, destaco entre sus obras una de especial relevancia, uno de los primeros manifiestos feministas modernos "Memoria sobre el derecho de las mujeres a suceder en la corona de España". Don Benito Pérez Galdós lo cita en el episodio "La Segunda Casaca" aunque no de manera elogiosa. Al finalizar su causa, el rey lo desterró a la Carlota en 1833 pero al fallecimiento del rey se estableció definitivamente en Córdoba llegando a ser Juez en la capital cordobesa a partir de 1836.
Fachada del actual Conservatorio de Música de Córdoba
Fuente: Juan Córdoba García
Don Feliciano, su segundo hijo como he dicho, hizo sus primeros estudios en el colegio de la Asunción de Córdoba, Estudió Filosofía en el Seminario Conciliar de San Pelagio Mártir de Córdoba, estudió Derecho en la Universidad Central, posteriormente fué Juez en Pozoblanco, Montilla, Jaén y Madrid, luego Magistrado en La Coruña y Pamplona, Gobernador Civil de Málaga, Jefe de la Sección del Ministerio de Gracia y Justicia, luego, por más de diez años Director General de los Registros y del Notariado de España, Consejero de Estado, Ministro del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Senador por Córdoba hasta su muerte. 
Asimismo fue numerario de las Reales Academias de la Historia, de Ciencias Morales y Políticas, y de las Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba. Entre sus innumerables condecoraciones poseía la medalla del Mérito Militar por haber participado en la Batalla de Alcolea en 1868, la Gran Cruz de Isabel la Católica y la Encomienda de Número de Calos III. Hombre de una inmensa cultura e inefable capacidad de trabajo reunió en su casa de Córdoba, el edificio del actual Conservatorio de Música, y en otra casa que poseía en sierra de Montoro a la que me referiré en otra ocasión, una importantísima biblioteca de libros muy raros, curiosos, selectos, inéditos muchos de ellos, la más importante de Andalucía.
Santeros de la Ermita de la Fuensanta a comienzos del siglo pasado. Fuente: Fototeca Pasión por Montoro
Publicó una edición del Cancionero de Pedro de Padilla, fundó junto con Sancho Rayón la colección de libros raros y curiosos, muchos de ellos prologados por él. Formó parte muy principal en la Sociedad de Biblófilos Españoles. Continuó la coleccion de Documentos Inéditos para la Historia de España fundada por Sáinz de Baranda y Miguel Salvá y Munar, bibiotecario de la Reina Isabel II, del duque de Osuna y Obispo de Palma de Mallorca, publicó desde el tomo LVI hasta el CXII. Así mismo publicó "La jornada de Omaya y Dorado", el tratado de las campañas de Carlos V de Martín García Cereceda. Entre sus trabajos originales destacan: " Los Gracos y el Consejo de los Diez, y discursos como el Origen de los periódicos políticos y su influencia en las sociedades modernas (1892). 
Vista general de la Casa del Marqués. 2003
Fuente: Juan Córdoba García
Pertenecía a una familia de prolíficos escritores, su hermano don Carlos, alcalde de Córdoba en dos ocasiones también fué un magnífico escritor. Su hermano Teodomiro escribió y le decicó el libro "Paseos por Córdoba" en 1873, una obra clave para conocer la ciudad en incluso en la actualidad. don Feliciano, hombre de singularísma personalidad, don Benito Pérez Galdós lo retrata bajo seudónimo en su novela "La Fontana de Oro". Su vinculación con Montoro viene según mi conocimiento por la razón de que estuvo casado en primeras nupcias con doña Emila Gómez Medina, hermana de don Antonio Enrique Gómez Medina, alcalde de Montoro en la Primera República, de este matrimonio tuvo una hija, doña Enriqueta. Casó en segundas nupcias en 1884, a la edad de 58 años con doña Cristeta Moyano y Aguilar, viuda, mucho más jóven que él. Sexagenario la naturaleza y la fortuna le obsequiaron con otros tres hijos habidos de este segundo matrimonio, Josefa, Cristeta y Feliciano que al morir su padre con setenta años eran menores de edad. Don Feliciano Ramírez de Arellano y Gutiérrez de Salamanca, Marqués de la Fuensanta del Valle falleció en Córdoba el 29 de Mayo de 1896.
Detalle de la Casa del Marqués. 2003
Fuente: Juan Córdoba García
Por Real Decreto de 1869 la Reina Isabel II le concedió el título de Marqués y cambió el título de Marqués de la Vallière que le correspondía por el de Marqués de la Fuensanta del Valle, tal era el afecto que tenía a nuestro pueblo, uniendo su título de marqués a Montoro, este lugar tan querido para él, donde poseía la Huerta del mismo nombre que eligió como nombre de su marquesado, por su estrecha vinculación con nuestro pueblo, siendo éste el último título de raíz y origen montoreño que yo conozco. Los anteriores títulos de origen montoreño recuerdo que pertenecen al Antiguo Régimen y ligados a las distintas jurisdicciones independientes de la Villa que tuvo Montoro desde tiempo inmemorial, que son Marqués de la Vega de Armijo, con Grandeza de España, perteneciente al señorío del mismo nombre independiente del actual Montoro, antes Mecía de la Cerda, hoy Aguilar. Marqués de Villaverde, del señorío de de Villaverde independiente de Montoro en el Antiguo Régimen, antes Aguayo, hoy Aguayo Álvarez, obligados a adoptar a partir de 1956 el título de Villaverde de Aguayo sin derecho a réplica, por decreto de Franco de 1956 que se autootorgó las facultades de regente y dió el título de Marqués de Villaverde a secas a su yerno Cristóbal Martínez. 
Detalle del estado ruinoso de la Casa del Marques de la Fuensanta del Valle. Fuente: Juan Córdoba García
Por último Conde de Robledo de Cardeñas, del señorío de Ardales del Río, tambien independiente de Montoro en el Antiguo Régimen, perteneciente al Reino de Málaga, concedido a la familia Camacho y Madueño, hoy De la Bastida. Por último el título de marqués de la Fuensanta del Valle aún existe y la última titular conocida por mí fue doña Carmen Coello de Portugal y Castillejo, Marquesa de la Fuensanta del Valle y Vizcondesa de San Germán. 
Esta es una pequeña semblanza para dar a conocer al propietario de este edificio singular en nuestra sierra, construido en la segunda mitad del siglo XIX del que desconozco casi absolutamente todo, pero dada la categoría social e intelectual de su propietario debería ser objeto de estudio y restauración.
Documentación y Bibliografía:
Obra de don Benito Pérez Galdós,Ediciones de Enciclopedias antiguas Sopena, Larousse. Los Pueblos de Córdoba, obra cultural La Caja. Córdoba Capital, obra cultural la Caja. Registro Civil de Cádiz y Córdoba. Registro General de Actos de Últimas Voluntades. Portal de Archivos Españoles. Archivo del Senado, Fototeca Pasión por Montoro, Archivo Notarial de Montoro. Certificaciones del Registro de Montoro y Córdoba pagadas de mi bolsillo. Conversaciones con la propia familia, entre otras fuentes.

5 comentarios :

  1. Juan Martínez Cledera15 de febrero de 2013, 23:00

    He pasado, paso y pasaré (eso espero) muchas veces por la zona. La verdad es que mi visión de este edificio es la actual, estado ruinoso. Quizas alcance a recordarlo con las rejas. El caso es que siempre me ha llamado mucho la atención pues sobresale del resto de construcciones de la zona. Lo conocía como El Palacio. Pero desconocía la historia que encierra, por lo que les agradezco que hayan publicado este post.

    ResponderEliminar
  2. Es curiosa la historia. Yo soy uno más que ha pasado por el lugar sin poderevitar fijarme en el edificio, pensar a quien perteneció y lamentarme por su mal estado de conservación...

    ResponderEliminar
  3. Me comenta un coetáneo de los hechos, que el palacio, junto con el pinar que lo guarnecia, fueron pasto de las llamas en tiempos de la II Rapública. Al igual que la destruccion de la antigua imagen de la Virgen de la Fuensanta, en el saqueo de la ermita del mísmo nombre.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esta breve semblanza de Feliciano Ramires de Arellano, y haber sabido, por fin, donde se encontraba 'La Fuensanta del valle' ya que mi madre hablaba de ella pero tampoco me dijo donde estaba exactamente, que pena que el palacio este en esas condicione.
    Me llamo Rocío Martínez de salas, y Cristeta Ramirez de Arellano era mi abuela.

    ResponderEliminar
  5. Sofia Hernandez Colomer 28 septiembre 2015
    Me ha encantado conocer toda esta historia De Feliciano Ramirez de Arellano. Su hija Enriqueta Ramirez de Arellano
    Fue mi bisabuela

    ResponderEliminar

En el Blog Pasión por Montoro solo se aceptan comentarios en los que aparezca el nombre y apellidos. Cualquier comentario que se envie como anónimo no se publicará en ningún momento. Comentar con el nombre es muy fácil, pulsa sobre NOMBRE e indica tus datos personales. Así de fácil podremos tener una conversación fluida, con respeto y en beneficio de Montoro