LO MEJOR DE LA SEMANA

jueves, 24 de octubre de 2013

El Ayuntamiento de Montoro durante la IIª República

El Ayuntamiento de Montoro a finales de los años veinte, inicios de los años treinta.
Fuente: Archivo José Meroño Pérez. Fototeca Pasión por Montoro
Mª Rosario Lara Vega

Las elecciones municipales celebradas el 12 de Abril de 1931 trajeron consigo el advenimiento de la Segunda República. Aunque los resultados concretos no llegarán a ser conocidos, los recuentos mostraron el triunfo de los concejales monárquicos sobre los republicanos, siendo precisamente éstos últimos los que se consideraron vencedores de aquel plebiscito. La explicación de este hecho radica en el triunfo mayoritario de los republicanos en las capitales de provincia, pues, salvo en ellas, el resto del pais aparecía como feudo de un anclado caciquismo, donde los grandes propietarios imponían su voto con facilidad. Tal era el argumento esgrimido por los republicanos, que los propios monárquicos consideraron en gran parte verdadero (1).
En Córdoba, la jornada del 12 de abril supuso el triunfo de la conjunción republicano-socialista en sus 27 distritos, siendo proclamada la República en la tarde del 14 de abril.
Los resultados, enviados al Ministerio de Gobernación por el Gobernador Civil de Córdoba, mostraron un total de 586 concejales monárquicos y 397 republicanos para el conjunto de la provincia (2). Por pueblos, "los republicanos habían triunfado en 37 de los 75 municipios que integraban la provincia, si bien en tres de ellos se había producido empate en el reparto de las concejalías. En otros 36 pueblos el resultado fué favorable a los monárquicos; mientras, aparecían sin datos dos pueblos, que habría que sumarlos a los republicanos, al no ser incluidos en la segunda vuelta de las elecciones celebradas el 31 de mayo" (3).
En Montoro la jornada electoral trancurrió en absoluta tranquilidad, mostrando el escrutinio el triunfo de la candidatura monárquica, y dentro de ella, la de los conservadores sobre los liberales demócratas (4), siendo elegidos 15 concejales monárquicos y 4 republicanos (5). 
Atendiendo a las manifestaciones del Gobernador Civil, D. Antonio Jaen, sobre el envío de instrucciones concretas a los municipios donde hubiesen triunfado solo los elementos monarquicos, este Ayuntamiento de carácter monárquico no llegó a constituirse.. El 15 de abril partieron de la capital con destino a distintos pueblos de la provincia, algunos delegados del Gobernador, con el único objeto de constituir los nuevos Ayuntamientos y proclamar la República (6).

Plaza de España y Ayuntamiento de Montoro a inicios de los años treinta.
Fuente: Archivo José Meroño Pérez. Fototeca Pasión por Montoro
Conforme a ésto, aquella misma tarde, en sesión pública y extraordinaria, bajo la presidencia del delegado gubernativo D. Vicente Martín Romera, se constituyó el nuevo Ayuntmiento con carácter interino, entregando el sr. delegado el mando a una Junta Municipal en la que figuraban los cuatro concejales republicanos elegidos en las municipales del 12 de abril. El primer ayuntamiento del nuevo régimen quedaba compuesto de la sigueinte forma: 
D. Julio Poblete González como alcalde; D. Melchor del Río Madueño; D. Ildefonso Canales Cabello; D. Lucio Domenech Martínez; D. Juan Calero Fimia y d. Juan Delgado Mialdea, como vocales (7). 
El sentimiento republicano que no había sido expresado en las urnas afloró pronto en la calle. El 20 de Abril una manifestación republicana en la que participó casi todo el pueblo, recorriendo las calles portando banderas republicanas al tiempo que vitoreaban a la República y su presidente, siendo proclamado el nuevo régimen dentro del mayor entusiasmo en la Plaza Mayor (8).
La República se había convertido en la heredera de los problemas que afectaron a la Dictadura de Primo de Rivera, si ello se puso pronto de manifiesto en el marco nacional, otro tanto ocurrió en el ámbito local. El problema agrario se convirtió en una de las mayores trabas con que tropezó el poder local, la crisis agraria y la falta de empleo no tardaron mucho en hacer acto de presencia. 
El 5 de mayo el gobernador civil, D. Vicente Marco Miranda, informaba a la prensa de la llegada de dos telegramas procedentes de Montoro; en ellos se lo anunciaba la posibilidad de una huelga general, cuyos efectos podrían extenderse a los pueblos limítrofes (9). Ese mismo día declaraban la huelga los trabajadores de Villafranca, El Carpio, Pedro Abad, Adamuz y Villa del Rio, siendo sus motivaciones fundamentales tres: Las protestas por el paro obrero, el aumento de jornales y la negativa de los propietarios a recibir alojados (10). 
Con el propósito de dar solución a la crisis de trabajo, agravada por el decreto del 28 de abril sobre "términos municipales" que restringía las facultades de contratación de los grande propietarios, y gracias por otro lado a la intervención del delegado gubernativo Sr. Romera, se logró que los representantes de Montoro, Pedro abad, Adamuz, Villafranca, El Carpio, Villanueva de Córdoba y Villa del Rio firmasen un acuerdo por el cual los obreros de otros pueblos con escaso término municipal podrían encontrar ocupación en cualquiera de los pueblos anteriormente citados (11).
Republicanos montoreños celebrando el primer aniversario de la proclamación de la II República.
Fuente: recorte de prensa. Fototeca Pasión por Montoro
Pese a la confirmación del gobernador civil sobre la resolución del conflicto de Montoro, gracias a las gestiones realizadas por el doctor Romera, las dificultades del proletariado agrícola continuaban, de manera que el 11 de mayo la anunciada huelga general de los obreros del campo fué una realidad. Éstos, junto con los obreros de Villanueva de Córdoba que se habían declarado también en huelga, protestaban ademas por la contratación de forasteros (12). Al parecer la raiz del conflicto se hallaba en las discrepancias surgidas entre el alcalde, Julio Poblete, y dos concejales socialistas, que a tenor de las circunstancias se vieron obligados a dimitir (13).
La dimisión de estos dos personajes del poder local fue aceptada por el gobernador, quien dispuso el 12 de mayo, la constitución de una nueva comisión gestora encargada de la administración municipal. En virtud del nuevo nombramiento, los obreros acordaron reanudar el trabajo, resolviéndose así el conflicto planteado el día anterior (14).
La nueva junta nombrada por la autoridad gubernativa, compuesta por cinco socialistas y cuatro monárquicos, estaba presidida por D.  Melchor del Rio Madueño como alcalde e integrada ppor ocho vocales asesores: Francisco García Guillarte, Jesús Vega-Leal Cruz, Juan J. López Hernández, Rafael Rivas Serrano, Francisco Urbano Cano, Angel Medina Coronado, Manuel Molina Benítez, y Lucio Domenech Martinez (15).
Aquella Junta rigió breves días la Junta Municipal, siendo destituida por disposición gubernativa al tiempo que era nombrada una nueva comisión que permanecería hasta la constitución del Ayuntamiento elegido en las elecciones del 31 de mayo. La toma de posesión de la nueva gestora se efectuó el 27 de mayo, bajo el delegado gubernativo D. Pablo Troyano Moragas, quien daría posesión en sus cargos de vocales a D. Ildefonso Barbado Sánchez, D. Francisco Ruiz Valverde, D. Juan Delgado Mialdea, y D. Sebastián Vega-Leal Cruz., siendo este último elegido alcalde. En el acto estuvo presente el Capitán de la Guardia civil de Montoro, D. Federico Montero Lozano (16).
Grupo de madres obreras lactantes a las puertas del Ayuntamiento de Montoro tras cobrar sus beneficios. 
Fuente: recorte de prensa. Fototeca Pasión por Montoro
Paralelamente a estos acontecimientos la vida nacional transcurría. El 13 de mayo era firmado un decreto en el que se disponía la celebración de elecciones municipales en las poblaciones donde fueron anuladas las del dia 12 del mes anterior, el día 31 del mes actual (17). Pocos días después aparecía una circular del gobernador civil interino, D. Antonio Escribano Codina, en la cual informaba sobre el anterior decreto, disponiendo la celebración de nuevas elecciones para un total de 39 pueblos de la provincia, donde aparecía incluido Montoro (18).
El 31 de mayo se celebró la segunda vuelta de las elecciones municipales. en aquella consulta los concejales monárquicos desaparecieron, ofeciendo los resultados el triunfo de los socialistas con 11 concejales, seguidos de los republicanos con 8 (19).
Pero aquel sufragio no se desarrolló en calma, registrándose algunos incidentes de carácter coactivo que obligaron al gobernador a anular el expediente electoral, por la forma en que se habían celebrado las elecciones, figurando en el mismo expediente dos actas notariales que confirmaban la información testifical que se instruía (20).
Aquella anulación no conyevaba suspensión del Ayuntamiento, de modo que los concejales electos se posesionaban en sus cargos hasta que el ministerio de gobernación, a quiien le había sido remitido el expediente, resolviera en última instancia. conforme a ello, y pese al ambiente caldeado que se respiraba, como prueban los atropellos sufridos por los directivos del Centro Obrero de la localidad por la Guardia civil (21), el 5 de junio se posesionaron en sus cargos los señores elegidos el 31 de mayo. Este Ayuntamiento, surgido por elección popular, pasaba a constituirse de la siguiente manera:
Melchor del Rio Madueño                                   Alcalde
Lucio domenech Martínez                                   Primer Teniente
Francisco Martín Zebrón                                     Segundo Teniente
Miguel Alanzábes Pavón                                     Tercer teniente
Pedro Aguilar Novillo                                          Cuarto teniente
Obreros montoreños durante la II República. Fuente: recorte de prensa. Fototeca Pasión por Montoro
Quedando el resto de la Corporación integrda por los señores: Juan J. López, Francisco García, Diego Olaya, Juan Cabello, Julio Poblete, Ildefonso Vivo, Juan Poblete, Juan Velasco, Antonio Cerezo, Pedro Canales, Francisco Urbano, Juan Calero, Francisco Ruiz y Sebastián Vega-Leal.
La anulación de las elecciones levantó una oleada de protestas en el círculo político local. D. Sebastián Vega-Leal, que obstentaba la jefatura de la Derecha Liberal Republicana, refiere en una carta publicada por el Diario La voz, los sucesos acaecidos el 31 de mayo. Acusa en ella de la coacción socialista relaizada en compacta masa a la puerta de los colegios electorales, en vista de lo cual los republicanos levantaron actas notariales y formularon tal número de denuncias, que, como alcalde, se había visto obligado a incoar el expediente (23).
Por su parte, el diario "POLITICA" se hace eco de estos hechos, insistiendo desde sus páginas que la anulación respondía a un manejo electoral instigado por los autónomos, que acusaban de supuestas coacciones a los socialistas (24). En otra carta, enviada al mismo diario por el alcalde D. Melchor del río, éste trataba de aclarar lo sucedido, arguyendo que fué precisamente la presencia de la guardial civil y de otras parejas en las puertas de los colegios lo que amedrentó a la clase obrera. Manifiesta el falseamiento de las actas, asi como la posible presión física ejercida por el jefe de la policía local sobre aquellos individuos que negaron su participación en aquella estrategia (25).
La verdad sobre lo acaecido en aquella jornada nos es desconocida. Si hubo o no coacción por parte de alguna de las candidaturas, la realidad es que aquella suspensión no prosperó, siendo refrendado el sufragio por el Ministro de Gobernación (26). Quedaba, pues, constituido definitivamente el primer Ayuntamiento Republicano, elegido por voluntad popular.

NOTAS:
(1) COMELLAS, J- L-. HISTORIA DE ESPAÑA CONTEMPORANEA, Pag. 404.
(2) LA VOZ 15 de abril de 1931.
(3) MORENO GOMEZ, F. La República y la guerra civil en Córdoba, pag. 38.
(4) LA VOZ, 15 abril 1931. El corresponsal incluye la siguiente lista de elegidos en las elecciones del día 12: Antonio Porras Benitez; Cristobal Alba Lechina; Feliciano Lara Cerro; Francisco Madueño Madueño; Manuel Medina Rico; Francisco Garcia Albis; Juan Calero Madueño; Barolomé Benítez Canales; Pedro Rodríguez Sánchez; Diego de la Cruz Vera; Juan Martín Fernández Notario; Francisco Carpio Moreno y Juan Antonio Madueño García, por los conservadores. Jesús Vega-Leal Cruz y Pedro Jurado Díaz por los liberales demócratas. Y por los republicanos Ildefonso Canales Cabello;  Juan Delgado Mialdea; Julio Poblete González y Juan Calero Fimia.
(5) "POLITICA" 14 de abril de 1931.
(6) LA VOZ 16 de abril de 1931.
(7) Actas del Ayuntamiento de Montoro, 15 de abril de 1931, libro 134, fl. 97.
(8) "POLITICA" 21 de abril de 1931.
(9) LA VOZ 5 de mayo de 1931.
(10) Moreno Gómez, op. cit., pag. 71.
(11) Diario Córdoba, 10 de mayo de 1931.
(12) Moreno Gómez, op. cit., pag. 71.
(13) El Defensor de Córdoba, 11 de mayo de 1931.
(14) Diario Córdoba, 13 de mayo. El Diario "Política" del 18 de mayo de 1931,  recoge también estos incidentes, denunciando a los socialistas de haber creado una situación tan crítica al presidente de la Junta, que se había visto obligado a dimitir.
(15) Actas del Ayuntamiento de Montoro, 12 de mayo de 1931, libro 134, fl 98.
(16) Actas del Ayuntamiento de Montoro, 27 de mayo de 1931, libro 134, fl 99.
(17) Diario Córdoba, 14 de mayo de 1931.
(18) Diario Córdoba, 21 de mayo de 1931.
(19) El Defensor de Córdoba, 1 de junio de 1931.
(20) Diario Córdoba, 16 de junio de 1931.
(21) "POLITICA" 4 de junio de 1931.
(22) Actas del Ayuntamiento de Montoro, 5 de junio de 1931, libro 134, fl. 100-102.
(23) LA VOZ, 13 de Junio de 1931. Manifiesta, asi mismo, la presencia del señor Romera que, sin poder notarial y acompañado de un grupo de gente, penetró en los colegios, provocando algunos altercados con los republicanos.
(24) "POLITICA", 15 de junio de 1931. La redacción protesta de la actitud del gobernador, González de Andía, si en abuso de su autoridad accedía a la maniobra del presidente de la comisión municipal, nombrada antes de las elecciones.
(25) "POLITICIA", 19 de junio de 1931.
(26) "POLITICA", 18 de junio de 1931.

Artículo de Rosario Lara Vega, publicado en la Revista Literaria EL ECO DE MONTORO, año 1, número 0. Abril de 1992. Pags. 24-27.

1 comentario :

  1. Otro artículo interesante como todos los que colgáis en este maravilloso Blog, me ha llamado muchísimo la atención la cara de todas las madres que están a la puerta del ayuntamiento, una época de profunda pobreza y precariedad que empeoró con la Guerra Civil y después con la posguerra.

    ResponderEliminar

En el Blog Pasión por Montoro solo se aceptan comentarios en los que aparezca el nombre y apellidos. Cualquier comentario que se envie como anónimo no se publicará en ningún momento. Comentar con el nombre es muy fácil, pulsa sobre NOMBRE e indica tus datos personales. Así de fácil podremos tener una conversación fluida, con respeto y en beneficio de Montoro